jueves, 17 de mayo de 2018

Palmas y cañas, amoroso y guajiro

56 años de un programa que semana por semana defiende plenamente la cubanía: Palmas y cañas

Escenas de un programa de Palmas y cañas. Foto: Archivo
Las 7:00 p.m. de los domingos marcan el instante en que la campiña de la Isla asoma su faz por una hora, invadiendo con su canto también los hogares citadinos. La magia es posible gracias al programa campesino Palmas y cañas, único de su tipo en la Televisión Cubana que, como raíz en tierra, se ha mantenido por 56 años, semana por semana, en un espacio en el que se defiende plenamente la cubanía.
Desde su primera salida al aire, el 19 de octubre de 1962, bajo la dirección del realizador Antonio Vázquez Gallo (1918-2007), hasta las que tienen lugar por estos días –en que se lamenta la pérdida reciente, el pasado 27 de abril, de su director y guionista José Miguel Mena– Palmas y cañas ha sido cobija de las manifestaciones de la cultura campesina cubana. Acogidos con beneplácito en sus predios lo mismo el punto guajiro, la décima improvisada en encendidas controversias, las seguidillas y tonadas, el son, la guaracha, el sucusuco, la música ranchera, la danza, la plástica, la oralidad… la propuesta ha significado una plaza amplia donde las más tradicionales expresiones artísticas del campo han podido lucir sus mejores vestiduras.
Seduce y atrapa el guateque dominguero que siguen no pocos televidentes. Válido es decir también que jamás se ve vacío el sitio ocupado por el público que participa en la filmación del programa. Es evidente que entre quienes lo hacen posible se pasa bien. Y no es cosa de ahora. Desde los tiempos en que esa pareja inolvidable, integrada por Coralia Fernández y Ramón Veloz, conducían Palmas y cañas, los artistas y el público se han confabulado para que el espacio atardecido deje un sabor cubano en cada hogar donde se sintoniza.
Con mutaciones propias de un tiempo que sobrepasa las cinco décadas, todavía pensarlo nos remite a aquella voz familiar y fuerte que daba la orden de arranque: ¡Ramón, el guateeeeeque! Al entusiasta aviso, la familia se reunía alrededor del único televisor de la casa, que cohesionó estirpes e hizo que pequeños, padres y abuelos disfrutaran juntos, y aprendieran a amar la belleza del arte campesino, natural fuente de nuestra cultura.
Nadie podría olvidar la sarta de controversias protagonizadas por nuestros poetas improvisadores, en especial las sostenidas por Justo Vega (1909-1993) y Adolfo Alfonso (1924-2012), siempre esperadas y dramatizadas en la falsa discordia de dos amigos inseparables, solo en contra para divertir y defender con brillo de altos quilates la estrofa nacional. Sus aconsonantadas discusiones fueron por muchos años el alma y el corazón de ese espacio donde nace lo cubano.
Como aquellos, y a la distancia del tiempo, otras figuras permanecen vivas en los televidentes, recordadas por sus fraternales encuentros en versos o por sus actuaciones. Angelito Valiente, Jesús Orta Ruiz, Celina González (la Reina de la Música Campesina); Inocente Iznaga (El Jilguero de Cienfuegos), el Dúo Los Compadres y los laudistas Miguel Ojeda y Raúl Lima, los integrantes de los conjuntos Palmas y Cañas y Campo Alegre, son solo algunos nombres de una lista interminable que por el propio bien de Cuba y sus raíces han hecho nido en lo más noble de su pueblo.
Con una escenografía animada con bohíos, frutas, palmares, soles y montañas, el set ha acogido a grupos portadores de tradiciones y agrupaciones danzarias que han revelado a los más distantes del verdor de la cubana campiña, la belleza de bailes tradicionales como el zapateo o el papalote, el gavilán, el zumbantonio y la caringa.
Gracias debemos darle a Palmas y cañas por todo lo que le debemos. Como también agradecemos la compañía de presentadores, poetas y artistas como Fernando Guardado, Martica Morejón, Carmelina Barberi, Hildelisa Pérez, Pablo León, Francisco Pereira, Orlando Laguardia, Rigoberto Rizo, Rafael Rubiera y José Antonio Cepero Brito. No puede jamás desestimarse el rol jugado por José (Pepe) Ramírez, primer presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y fundador del programa, como tampoco el apoyo que le brinda la organización campesina para que salga al aire cada domingo.
Que muchos ya no estén entre nosotros no significa que el programa languidezca: el amor sembrado durante tantos años ha dado frutos y las voces de Tomasita Quiala, Ernestina Trimiño, Marisol Guillama, Tony Iznaga –El Jilguerito–, María del Carmen Prieto, Ernestico Guerra, Leandro Camargo, Papillo, Emiliano Sardiñas, Albertico y Aramis Padilla, a sabiendas de que solo nombramos unos pocos, se encargan de actualizar sus esbozos, con la conducción del joven locutor José (Pepe) Mejías.
Hay y habrá para rato Palmas y cañas. La casa del punto cubano, del guateque campesino, de la polémica cordial o encendida, patriótica, obrera y campesina, sencilla y hermosa, pícara y jocosa, alegre y sabia, goza de buena salud. Amoroso y fiel, el guateque no está ni solo ni sombrío.

TOMADO DE GRANMA

Plegaria hacia dentro. Silvio Rodríguez

Plegaria hacia el adentro

Quiero cantar pero me sale escombro,
terrosa sequedad, grumo de pena.
Qué apenas dulce se volvió el asombro
luego de tanta realidad de arena.
Quiero cantar mi tiempo de algún modo
con mi vieja guitarra desgastada.
Siento que nunca lo habré dicho todo,
siento que haber cantado ha sido nada.
Patria dolor, tirana refulgente,
martirio de tu Apóstol encendido,
quién pudiera abrazar tu continente
y de un beso sanar tu contenido.
Intimas lontananzas de tragedia,
humanos que naufragan en las rocas,
zurda de insuficiente enciclopedia,
diestras odiando por su abierta boca,
multitud de pavores la alacena,
hambres cebando la platea del centro,
crispadas maldiciones a la escena
extraen mi plegaria hacia el adentro.
Patria dolor, tirana refulgente,
martirio de tu Apóstol encendido,
quién pudiera abrazar tu continente
y de un beso sanar tu contenido.
Ultima amante de mis aguas, dime
a cuál de tus paisajes hoy recurres,
qué mar prefieres, qué sol te redime,
qué luz reveladora no te aburre,
qué mal día de historia el que te engaña,
qué placer inmediato dicta moda,
cuánto desgarra el sol en tus entrañas,
cuánto la fácil sombra que acomoda.
Patria dolor, tirana refulgente,
martirio de tu Apóstol encendido,
quién pudiera abrazar tu continente
y de un beso sanar tu contenido.
  

Siboney, 11-12 de septiembre de 1994.

TOMADO DEL BLOG SEGUNDA CITA DEL TROVADOR SILVIO RODRIGUEZ

Cuba y el discurso de los derechos humanos. Por Ángel Guerra Cabrera 17 mayo, 2018 de La pupila insomne



Cuba realizó el miércoles 16 una sólida presentación en el Examen Periódico Universal de Derechos Humanos ante el órgano correspondiente de la ONU, en Ginebra. El dedo acusador de Washington se estrelló contra el informe de La Habana y me estimuló a compartir unas breves reflexiones.
La conquista y preservación de los derechos humanos ha sido un capítulo heroico en las luchas sociales y políticas de los pueblos. Nunca las clases dominantes han concedido esos derechos a los trabajadores, los jóvenes, las mujeres y las minorías discriminadas. En sus movimientos revolucionarios la burguesía nunca aspiró a consultar la opinión del pueblo. Su objetivo primordial era mantener la monarquía aunque con un parlamento de grandes propietarios, que le asegurara la hegemonía necesaria para romper con las trabas feudales que impedían el desarrollo del capitalismo.
En las últimas décadas, con la imposición global de las políticas neoliberales, los pueblos sufren un bárbaro retroceso de sus derechos económicos, sociales y culturales. Los grados de explotación, marginación, saqueo de recursos naturales, feroz agresión al medioambiente y a las fuentes de reproducción de la vida, así como la discriminación racial y de las mujeres han alcanzado cotas asombrosas. Las decisiones que afectan dramáticamente la vida de los individuos y las comunidades no les son consultadas. Es el caso de la minería a cielo abierto, la proliferación de los alienantes centros comerciales y, en general, los devastadores megaproyectos   capitalistas. La manipulación de las conciencias e imposición de patrones neoliberales mediante el sistema escolar, la dictadura mediática, la omnipresente y tóxica publicidad y el terror de Estado convierten en un chiste la cháchara dominante sobre el ejercicio de los derechos políticos.
Estados Unidos y las derechas locales detestan la democracia y violan los derechos humanos de los que se proclaman heraldos. Lo demuestra su guerra contra los gobiernos y fuerzas políticas que no se les subordinan, como ocurre en distintos grados y circunstancias contra Venezuela, Cuba y Nicaragua. Pero también los golpes suaves en Honduras, Paraguay y Brasil y los recurrentes fraudes electorales. O el uso del aparato judicial y mediático para impedir a Lula ser candidato a la presidencia y obstaculizar a Cristina Fernández   el ejercicio de su liderazgo ante un Macri que se tambalea.
¿Qué son las políticas neoliberales sino una violación masiva y flagrante de los derechos humanos y los principios democráticos? ¿Cómo puede hablar de derechos humanos un régimen que cometió un genocidio contra su población indígena y discrimina a los pocos sobrevivientes, los negros, las mujeres y los migrantes? Con un sistema electoral donde decide el dinero. El único que ha usado el arma nuclear contra poblaciones civiles indefensas y tiene el récord en intervenciones militares, bombardeos y masacres en otros países. Un país opulento con decenas de millones de pobres y una elite cada vez más rica.
La guerra económica de Estados Unidos contra Cuba y Venezuela, dos países con impecables credenciales democráticas y de derechos humanos, califica como un acto genocida según la definición del Convenio de Ginebra de 1948. Como también lo es el exterminio en cámara lenta de la población palestina que ejecuta Israel con el total apoyo de Washington.
Cuba llegó al ejercicio de Ginebra con una considerable renovación de sus representantes populares, que culminó con la elección del nuevo presidente Miguel Díaz-Canel en el seno de un Consejo de Estado representativo de la nación. Con Un 53 por ciento de diputadas en la Asamblea Nacional y una proporción de negros y mestizos acorde con su composición demográfica. Democracia emblemática es el debate nacional cubano de todas las decisiones trascendentales, como ha sido con los documentos rectores del proceso de actualización del modelo económico y social y del Congreso y la Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba. La directora de UNICEF para América Latina y el Caribe ha dicho que Cuba es “campeona a nivel mundial de la promoción y protección de los niños”. Cuba es el país con más médicos por habitante, ha eliminado 14 enfermedades trasmisibles y 9 no constituyen un problema de salud pública. Son reconocidos su ejemplar sistema educacional y su ejercicio de la solidaridad internacional. Sus logros serían inconcebibles sin su singular sistema político y social, refrendado por una mayoría de electores.
TOMADO DEL BLOG LA PUPILA INSOMNE

martes, 15 de mayo de 2018

Legendaria canción “El manisero” protagoniza jornada de “Artes de Cuba” en Washington


El manisero demostró en el festival Artes de Cuba: de la isla al mundo, que sigue encumbrado como uno de los más grandes temas de todos los tiempos creados en el país caribeño.
Muchas décadas después de que la popular canción saliera de las manos del compositor, pianista y director de orquesta Moisés Simons en la década de 1920 del pasado siglo, para convertirse en un suceso internacional, la obra muestra la misma vitalidad de sus inicios.
Así lo han sentido los asistentes al Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas de la capital estadounidense, donde como parte del evento dedicado a la cultura cubana se han escuchado al menos cuatro versiones de la antológica pieza.
El contagioso ritmo de este son-pregón comenzó a sentirse desde la misma inauguración del evento el 8 de mayo, pues fue El manisero el tema final de esa gala de apertura que contó con la participación de reconocidos artistas cubanos radicados en la isla y fuera de ella.
Los presentes en el Teatro Eisenhower, escenario de ese espectáculo, no  pudieron evitar moverse al ritmo del tema que fue grabado por primera vez en la voz poderosa y única de Rita Montaner en 1928, y que llegó ahora a Washington DC interpretado por el Lyceum Mozartiano de La Habana.
Mientras todos los artistas de la velada del martes salieron a despedirse del público que los acogió con los brazos abiertos, la agrupación se ganaba elogios con una versión de la obra realizada por una de las violinistas del conjunto, Jenny Peña.
Dos días después de la inauguración, el Lyceum Mozartiano volvió a regalar esa pieza en un gran concierto en el Teatro de la Terraza de la institución cultural.
Al mismo tiempo, El manisero también salió de las manos virtuosas de Aldo López-Gavilán y Jorge Luis Pacheco, quienes lo tocaron tanto en la ceremonia de apertura como en el maratón de piano que ofrecieron el sábado.
Esos dos grandes representantes del instrumento en la isla incluyeron la obra en un popurrí en el que también interpretaron La Comparsa, de Ernesto Lecuona; y Guantamanera, de Joseíto Fernández, uno de los temas que se disputa con El manisero el sello de “canción más famosa de Cuba”.
A la pieza de Simons, sin embargo, no se le había puesto voz en este festival hasta que anoche la cantante Aymée Nuviola la presentó en un concierto.
La artista hizo un recorrido por varias obras antológicas de la música cubana y, en esta en particular, llevó a los asistentes a bailar y a corear estribillos.
“Ya se va el manisero, ya se va”, entonaron los espectadores, entre ellos cubanos, estadounidenses y latinoamericanos, y como Artes de Cuba se prolonga hasta el 3 de junio, quizás la canción regrese en algún otro momento entre tanta cubanía que se respira por estos días en la capital estadounidense.

Béisbol cubano, al bate durante festival cultural en EEUU

El béisbol de Cuba y varias de sus figuras icónicas de todos los tiempos ocupan espacio en un evento cultural de gran magnitud dedicado a ese país en la capital de Estados Unidos.
Figuras de la talla de los antiguos peloteros Cristóbal Torriente y Martín Dihigo, con sendas placas en el Salón de la Fama de Cooperstown, están representadas en el Centro Kennedy para las Artes Escénicas.
En la Galería Sur de dicha institución también se encuentra la imagen de Esteban Bellán, el primer latinoamericano en jugar béisbol profesional en suelo estadounidense.
Dichas obras, junto a otras en las cuales hay símbolos de ambos países, donde el deporte de las bolas, los strikes y los jonrones desata múltiples pasiones, pertenecen al artista de la plástica de la mayor de las Antillas Reynerio Tamayo.
Bajo el título Cuban Slugger, la muestra, de varias impresiones de piezas realizadas en lienzo y madera, pretende, según declaraciones de su creador, tratar esta disciplina deportiva desde la historia y la humanidad de sus protagonistas.
A partir de las lecturas e interpretaciones que el espectador puede hacer, resulta muy llamativa la imagen del famoso escritor estadounidense Ernest Hemingway, vestido de pelotero y con un pez aguja como bate.
También resalta en la exposición la bandera cubana con el número 42 en el lugar de la estrella solitaria como homenaje al legendario pelotero Jackie Robinson, el primer afroamericano en jugar en las Grandes Ligas de béisbol estadounidense tras romper la barrera impuesta a los negros.
Según el Centro Kennedy, Tamayo, nacido en 1968, combina el virtuosismo técnico y el sentido del humor en su arte, y las obras particulares narran la vida cotidiana y las costumbres populares con ironía característica y observaciones incisivas.
Datos biográficos señalan que el béisbol ha sido uno de los temas favoritos de este artista, cuyo primer acercamiento desde la pintura fue cuando era alumno de tercer año en la Escuela Nacional de Arte con una exposición en acuarelas sobre papel.
Tiempo después, el también graduado del Instituto Superior de Arte participó en dos muestras colectivas: Clásicos del béisbol y Robando Base: Cuba al bate, está última exhibida en Nueva York y Kentucky.
La segunda exposición personal de Tamayo sobre béisbol se produjo en 2014, con 28 piezas y a raíz de un intercambio cultural del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba y varios museos e instituciones de Cayo Hueso, Florida.
Después llegó en 2017 Cuba en pelota, en la Galería Habana, un pastiche de 52 piezas, con claves imprescindibles para una historia del béisbol cubano.
 Por sus ineludibles conexiones con las Grandes Ligas, Cuba en pelota derivó en Cuban Slugger, que tuvo acogida en el Centro Kendall para el Arte, en Miami, Florida.
(Con información de Prensa Latina)

¿Qué sabes acerca de la presentación de Cuba en el Examen Universal sobre Derechos Humanos?


 

La Bandera de la Estrella Solitaria. Foto: Jorge Luis Rivera/ Cubadebate

Ginebra acoge el 30.° período de sesiones del Grupo de Trabajo del Examen Periódico Universal (EPU), un mecanismo del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La cita sirve para que 14 Estados muestren sus avances en la materia a la comunidad internacional reunida en Suiza.
Cuba se presentará ante este instrumento por tercera ocasión, luego de haber participado en el 2009 y el 2013. El día 16 nuestro país expondrá un informe que da seguimiento a las recomendaciones elaboradas en el último encuentro, sistematiza estadísticas y resume las consultas realizadas a diferentes actores, incluidos los de la sociedad civil.
A propósito de este evento, Trabajadores aclara algunas cuestiones vinculadas con el origen y funcionamiento del EPU, cuyo principal objetivo es impulsar, apoyar y expandir la promoción y protección de los derechos humanos en todos los territorios del mundo, sin distinción.
¿Qué es el EPU?
Es un proceso único que implica una revisión sistemática de los registros de derechos humanos de los 193 Estados miembros de la ONU. Estos escrutinios se efectúan durante las sesiones del Grupo de Trabajo, tres veces al año, de forma tal que todos los países deban someterse al análisis cada 4 años y medio.
Como dependencia del Consejo de Derechos Humanos, el EPU se basa en la igualdad de trato para todas las naciones y brinda la oportunidad de declarar qué acciones se han emprendido para mejorar las situaciones en cada región del mundo.
A diferencia de otras prácticas manipuladas, como la desaparecida Comisión de Derechos Humanos, rechaza la selectividad y la politización. Actualmente no existe otro mecanismo de este tipo.
¿Cuándo se estableció?
El EPU se estableció con la creación del Consejo de Derechos Humanos en el 2006. La Asamblea General de la ONU ordenó al Consejo “emprender un Examen Periódico Universal, basado en información objetiva y confiable del cumplimiento por cada Estado de sus obligaciones y compromisos en materia de derechos humanos, de manera que garantice la universalidad de la cobertura y la igualdad de trato con respecto a todos los Estados”.
¿Cómo se efectúan las revisiones y quiénes intervienen?
Las revisiones son realizadas por un Grupo de Trabajo que reúne a los 47 miembros del Consejo. El proceso consiste en una discusión interactiva donde cualquier Estado de la ONU puede formular preguntas, comentarios y recomendaciones.
Cada análisis se extiende por tres horas y media, y cuenta con la asistencia de grupos de tres países conocidos como troikas, los cuales se seleccionan mediante sorteo.
Para ejecutar estos exámenes se tiene en cuenta la información facilitada por el país en cuestión, por expertos, grupos independientes de derechos humanos y entidades de las Naciones Unidas, así como por otras partes interesadas (incluidas las instituciones nacionales de derechos humanos y las organizaciones no gubernamentales).
Tras el debate, la troika prepara un informe con la participación del país objeto de escrutinio y la asistencia del Consejo. Este documento, conocido como Informe de resultados, proporciona un resumen del diálogo ocurrido.
¿De qué manera se aprueban los exámenes?
Los informes de resultados se aprueban 48 horas después de la revisión del Estado. La nación inspeccionada tiene la oportunidad de hacer comentarios preliminares sobre las recomendaciones que elige aceptar o anotar. Después de esto, puede introducir modificaciones editoriales en su propio informe durante las dos semanas siguientes.
El texto debe ser ratificado en una sesión plenaria del Consejo de Derechos Humanos, y a partir de ese momento el país tiene la responsabilidad de implementar las indicaciones contenidas en el escrito definitivo.
¿Cuál es la historia de Cuba en estos espacios?
Cuba, miembro fundador del Consejo de Derechos Humanos, participó en los dos ciclos anteriores del EPU (en febrero del 2009 y en mayo del 2013). Su asistencia a estos foros genera gran interés en naciones de todos los continentes, las cuales condenan allí el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos, por ser el principal obstáculo para el disfrute de los derechos humanos.
En poco más de una semana nuestro país volverá a presentar los logros alcanzados en casi un lustro. La adopción final del informe tendrá lugar en septiembre, en el contexto del 39.º período de sesiones del Consejo.
*Las respuestas tienen su base en informaciones del sitio oficial del EPU.
(Tomado de Trabajadores/ Cubaminrex)

 

lunes, 14 de mayo de 2018

La mujer en la Revolución

Por. Graziella Pogolotti
Bien contada, la historia se convierte en un relato apasionante, lleno de colorido y habitado por una multitud de voces. Hay acontecimientos de primera magnitud, poderosos como la lava que brota de un volcán.
Señalan un punto de giro desde una entraña animada por conflictos que en cada época se plantean en términos diferentes. Aprender a leer el pasado descifrando las contradicciones que le dieron vida, conduce a entender el presente, a  descubrir sus claves y a intervenir activamente en la modificación de la realidad que nos envuelve e incumbe.
Por eso, Carlos Marx, sin abandonar los menesteres de la lucha revolucionaria, entregó gran parte de su existencia en archivos y bibliotecas al estudio del proceso de desarrollo del capitalismo. El análisis de las razones económicas no le impidió atender el desmontaje de los fenómenos políticos  que configuraban el universo de su contemporaneidad. Profundo conocedor de Shakespeare y lector de Balzac, no descuidó la observación del comportamiento de las mentalidades.
A contrapelo del aburrido y encartonado recuento de datos, la narrativa histórica  debe proyectar una imagen viviente de la interdependencia de factores que modelan el transcurrir de cada etapa. Junto a los rasgos que definen el poder hegemónico en los planos de la economía y de la política, intervienen el papel de las personalidades, las tradiciones, las costumbres, las creencias, los intereses representados por las clases sociales, así  como el de los grupos situados al interior de cada una de ellas, el rostro de los excluidos, los marginados, los silenciados. El panorama general, omnicomprensivo y abarcador de una época, requiere complementarse en términos concretos con historias de vidas convincentes y creíbles como los personajes de una novela. Lamentablemente, la biografía es un género literario que ha contado con escasos cultivadores entre nosotros. Exige congeniar el rigor de la investigación sistemática y el dominio del arte  de narrar  para el logro de un relato convincente y verosímil.
En el intenso devenir de la historia, la mujer ha desempeñado un papel que merece reconocimiento y visibilidad. Desde el siglo XIX, cuando su formación respondía a la subalternidad en el reducto hogareño, muchas se comprometieron, en distinta medida, con la causa mambisa. Entregaron a sus hijos, vivieron en los campamentos, sirvieron como mensajeras e informantes. En algunos casos, alcanzaron grados militares.
En la Constituyente de 1901, una voz aislada consideró la posibilidad de concederles el derecho al sufragio.
Era prematuro en aquel contexto. Pero durante la república  neocolonial la mujer siguió formulando sus reivindicaciones, aunque no olvidó la causa mayor, el camino grande de la independencia y la emancipación. Se lanzó a la calle en el enfrentamiento directo a la tiranía de Machado. Después de la caída del dictador, obtuvo el derecho al sufragio. Comprometida en la vida política, se integró  a las luchas obreras y estudiantiles.
Reconocemos en Vilma, en Celia, en Haydée, paradigmas de indiscutible valía,  heroínas de la Sierra y el Llano. Tendríamos  que saber mucho más acerca de su formación y el extenso anecdotario que ilustra su actuar concreto en el combate  y en la etapa de construcción de la nueva sociedad. Bajo la dictadura de Batista, el llamado del Moncada fue expandiendo su poder convocante. Después de la caída de Frank País, las mujeres de Santiago no temieron desafiar la represión. En esa y en otras ciudades,  cumplieron tareas de la más diversa naturaleza. Recaudaron fondos, ofrecieron refugios, trasladaron armas. Afrontaron persecución, vejámenes y torturas. Porque estaban  en la Sierra, Fidel pudo sobreponerse a los prejuicios machistas y formar el grupo de combatientes de las Marianas.
Con el triunfo de la Revolución, la mujer cubana conquistó derechos que constituyen todavía reivindicaciones pendientes en buena parte del mundo. Perciben igual salario por trabajo igual. La maternidad disfruta de amplia protección. Acceden a responsabilidades de rango creciente. Portadoras de una tradición, han seguido madurando a lo largo de ese proceso. Encargadas de nuevas responsabilidades, asumen una doble jornada laboral. Atienden los apremios de una cotidianidad compleja  al frente del hogar. Son madres.
Recogen a los pequeños a la salida de los círculos y de las escuelas, se ocupan de sus necesidades básicas.
Supervisan el cumplimiento de sus tareas escolares. Participan en las reuniones de padres. Comparten los desvelos en las noches febriles. Con frecuencia creciente, por razones demográficas, atienden a los mayores de la familia. En su quehacer silencioso, constituyen un puntal de la sociedad.
En el continuo batallar por la independencia y el desarrollo, cada época tiene demandas específicas. Los derechos se conquistan. Las mentalidades se transforman a ritmo lento y desigual, con rebrotes recurrentes de conceptos periclitados. Ayer vergonzantes y reprimidas, asoman manifestaciones de machismo. Colocar la historia de la mujer cubana en el sitio que le corresponde es un modo de contrarrestar, en el plano de las ideas, tan  corrosiva  presencia.
TOMADO DE JUVENTUD REBELDE

En imágenes, Día de las Madres 2018

Un bebé de 7 meses contempla los cerezos en flor junto a su madre en un parque de Tokio (Japón), el 14 de marzo de 2018. Foto: Reuters.
El Día de las Madres es una fecha especial para compartir tiernas imágenes. Este domingo 13 de mayo, todas las madres cubanas celebran su día, pero también en otras partes del mundo.
Aquí le dejamos 13 imágenes de madres fuertes, protectoras, cariñosas, trabajadoras… Aunque todas ellas son de diferentes regiones del mundo tienen un vínculo en común, sus hijos.
Madre cubana. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Una madre abraza a su hijo al sentir el terremoto de este viernes, cuyo epicentro se localizó en Oaxaca, pero se sintió hasta en la capital Ciudad México. Foto: Getty Images.
Adin Chistian, de 16 años, estudiante de la escuela de secundaria Stoneman Douglas, abraza a su madre Denyse junto a un altar improvisado en memoria a las víctimas del tiroteo en Parkland (Florida), el 19 de febrero de 2018. Foto: Reuters.
Una niña llora mientras su madre la peina el pelo fuera de su casa en Srinagar (India), el 22 de diciembre de 2017. Foto: Reuters.
Madre junto a su hija en zona afectada por la sequía. Foto: UNICEF.
Yehia, de 2 años, enfermo de cáncer, besa a su madre en un centro para pacientes que reciben tratamiento en un hospital en El Cairo (Egipto), el 12 de febrero de 2018. Foto: Reuters.
Una madre juega con su hijo en Bangkok (Tailandia), el 5 de febrero de 2018. Foto: Reuters.
Una madre congoleña mira por la ventana junto a su hijo en el campamento para refugiados de Kyangwali (Uganda), el 19 de marzo de 2018. Foto: Reuters.
Un niño grita mientras acompaña a su madre a comprar un anillo de oro en una tienda en Yakarta (Indonesia), el 12 de diciembre de 2017. Foto: Reuters.
Ada Kennedy, de 7 años, mira a su madre durante una protesta contra los abusos sexuales en Los Angeles, California (EE UU), el 12 de noviembre de 2017. Foto: Reuters.
Un niño yemení desnutrido duerme sobre su madre en un hospital en Sana (Yemen), el 5 de mayo de 2018. Foto: EFE.
Una hija y su madre miran a una alpaca en una granja en Christchurch (Nueva Zelanda), el 5 de mayo de 2018. Foto: Getty Images.